miércoles, 10 de septiembre de 2008

Mi agenda nueva y otras cosas

Ya he empezado a usar mi agenda nueva. Antes solía usar las de tipo anual, pero hace unos años estaba cansada de la que tenía y me compré una del tipo Agenda Escolar, y ahora no tengo más remedio, porque sí no me faltan hojas para terminar el año...
Es interesante mirar las dos agendas: la antigua, toda escrita con citas, acontecimientos que no quería olvidar, temas de oración, notas de las reuniones de programación: que si jóvenes, reuniones de Escuela Dominical, de iglesia, también tengo alguna página web que en su momento consideré interesante, Nora también me la cogió y dejó grabados algunos de sus dibujos abstractos. La nueva sin embargo está por escribir, páginas en blanco que día a día irán completándose. Pero lo más interesante es una costumbre que tengo desde tiempos que ni recuerdo y es que cada día anoto un versículo que me ha llamado la atención en mi lectura diaria de la Biblia (tengo algunos huecos en blanco, pero intento que sean los menos). Mirando a la semana pasada podréis saber donde estuve:
Lunes.- "Manteneos en el amor de Dios, edificándoos sobre la base de su santísima fe y orando en el Espíritu Santo" (Judas 20)
Martes.- "...a fin de que, por la fe en mí, reciban el perdón de los pecados y la herencia entre los santificados" (Hch 26:18)
Miércoles.- "para que proclaméis las obras maravillosas de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable" (1ª Pd 2:9)
Jueves.- "Volved a mí y sed salvos" (Is 45:22)
Viernes.- "Manteneos libres del amor al dinero, y contentaos con lo que tenéis, porque Dios ha dicho: "nunca te dejaré; jamás te abandonaré""(Hb 13:5)
Sábado.- "El Señor omnipotente me ha concedido tener una lengua instruída, para sostener con mi palabra al fatigado" (Is 50:4)
Normalmente uso Nuestro Pan diario como guía de mis lecturas aunque aparte también estoy leyendo libros completos de la Biblia, ahora estoy en Nehemías. (Cuanto me ayudó en su día leer el libro "Pásame otro ladrillo" de Charles Swindoll para sacar más provecho a este libro histórico). Como habréis observado estoy leyendo en la Nueva Versión Internacional y me está gustando mucho.
Y cambiando de tema hoy los niños empezaron el cole, a Josué le ha ido bien, aunque su maestra se ha dado de baja y aún no ha venido la sustituta. No ha sido una buena noticia cuando nos lo han dicho. Nora sólo ha estado una hora (estará así por 15 días, bueno dentro de una semana empezará con dos). Se ha quedado haciendo pucheros pero cuando la he recogido estaba contenta y dice que Silvia, su maestra, es su amiga. Mañana no tendrá clase así que tendré que esperar al viernes.
Para terminar: el domingo estuve en el cumple de un bebé, y me senté al lado de un joven de la iglesia, no es de muchas palabras, ja, ja pero empezamos a hablar de los blogs y me dijo que estaba pensando empezar uno... no sé que le contaría pero el resultado es Barrio Lejano. Creo que va a ser muy interesante lo que tenga que contarnos. Así que ¡ánimo David!

10 comentarios:

Keila dijo...

¡Qué buena idea para la agenda! Así uno recuerda el texto clave del día según la porción bíblica. El libro que mencionas (Pásame otro ladrillo) es de mis favoritos. Aunque de él (Swindoll) he leído casi todo lo que ha escrito, y también me fascinó "El despertar de la gracia".
Saludos a los chicos.

Víctor dijo...

Esa costumbre de anotar el versículo te ha traído muchos beneficios, ¿no es verdad?.

elim-el oasis de Eva dijo...

Hola Keila, me costaría trabajo tener que elegir solo un libro de Swindoll, también he leído muchos de él y si te fijas tengo el enlace a su blog.

elim-el oasis de Eva dijo...

Víctor, sí, leer La Biblia y meditar en ella siempre produce beneficios

Anónimo dijo...

¡Hola Eva! ya veo que no soy la única que vuelve a la normalidad...se acabaron las vacaciones...los que las tenemos recientes aun nos cuesta un poco ponernos la chaqueta en lugar del bañador...pero contentos de volver a casa y agradecidos a nuestro Dios porque nos ha guardado y bendecido como familia...

Bueno guapa me alegro que sigas aqui en tu oasis dando preciosos consejos que apuntaremos en nuestra agenda...

Un abrazo grande de tu prima Ana
para ti y tu family

Lisi dijo...

Soy mujer de agendas también... Me encanta estrenar hojas nuevas. :-)

Tb soy fan de Swindoll; mi marido y yo estudiamos "Pásame otro ladrillo" de novios, así que le tenemos mucho cariño al libro de Nehemías.

elim-el oasis de Eva dijo...

Hola Ana, espero que hayáis venido con las pilas cargadas porque como dijera Marcos Vidal en una canción: "el invierno será duro, pero aquí estamos", tengo ganas de veros a toda la familia, mientras tanto nos seguimos viendo por este oasis

elim-el oasis de Eva dijo...

Lisi, a mí hasta me gusta el olor de mi agenda nueva... y estoy pensando en algún día hablar sobre los libros de Swindoll para entre todos contar algunas de las cosas que nos aportaron. Ya os contaré.

Esther dijo...

¡Hola Eva! Mi mejor agenda es el frigorifico, el cual tengo siempre "empapelado" de notas. Aunque este año, quizás tenga que utilizar una agenda de verdad, por ser la secretaria del AMPA del cole de Rubén. En relación con Swindoll, yo también he leído algunos de sus libros y en concreto "Pásame otro ladrillo" lo estudiamos en la reunión de mujeres hace años. Fue de mucha bendición. El primero que leí de este autor fue "Desafío a servir" el cual me impactó, por eso lo recomiendo a quien pueda leer estas líneas, aunque sé que tú lo has leído. Bueno Eva, saludos a la familia y un besito para Josué y Nora. Rubén está muy contento con el cole, a pesar de los "madrugones". Esther (Daimiel)

elim-el oasis de Eva dijo...

Hola hermanita, te echaba de menos por este oasis, pero sé que andas algo liaílla ¿verdad? Je, je, es verdad lo que dices de tu frigo, estaba lleno de notitas la última vez que te visité, pero la agenda tiene la comodidad de poder llevarla contigo...
Sobre "Desafío a servir" que te puedo decir, lo leí después de ti porque me dijiste que era muy bueno y desde entonces sigo leyendo libros de este autor, gracias, nos acordamos de Daimiel y os tenemos en el corazón, bueno, ya lo sabes.