sábado, 6 de septiembre de 2008

Club del Tesoro: trabajando en equipo

Ayer volvimos a celebrar, después de las vacaciones el programa infantil que denominamos "Club del Tesoro". Sé que a la iglesia se la compara con un cuerpo (con una función cada uno), con un edificio (donde todos somos piedras vivas) pero ayer funcionamos como un equipo: Hannah (¿con quince años?) tuvo la idea de hacer unas invitaciones (quedaron preciosas) para invitar a los niños y se las envío por correo y cumplieron su cometido porque allí estaban todos (antes de la hora prevista), Craig aunque estaba de viaje, dejó una pancarta que anunciaba el evento, Becky (echando de menos a Craig que es el que se encarga de los juegos) cogió una cuerda y todos a saltar (y algunos juegos más). Miriam fue la encargada de presentar el programa, y no es nada fácil tener sentados a tantos niños que ¿serán los más nerviosos del pueblo?. Santi y Noemi prepararon un guiñol con ¿Ricky? (bueno, ahora no me acuerdo bien del nombre) pero sé que se metieron conmigo (en broma) creo que este muñeco se va a hacer amigo de los niños pronto... Tuvimos tres músicos... gracias a Tania, Gerardo y Carlos (nota: los niños cantan con mucha fuerza y se saben todas las canciones pero hoy está lloviendo...)(explicación: en España decimos que cuando alguien desafina llueve). El versículo lo enseñó Angelines (Mateo 1:21) y los trabajos manuales volvió a prepararlos Becky junto con su hija Sarah (un precioso separador de libros con el versículo que habían aprendido). Ah, y la historia bíblica (que la tuve yo) sobre "los nombres de Jesús", pero explicando sólo el significado de "Jesús" (Salvador) y "Emanuel" (Dios con nosotros).

Pero quiero comentaros otra cosa, ayer entre tantas cosas buenas y bonitas que ocurrieron también hubo una lucha: algunas madres entraron a nuestro local y disfrutaron con las canciones, el guiñol... pero cuando dijimos que íbamos a explicar una historia bíblica (estaba anunciado en las invitaciones y en la pancarta) se levantaron , cogieron a sus hijos y se fueron. Como dice la Biblia "la fe viene por el oír", y fue en ese punto, cuando el mensaje de salvación se iba a exponer, cuando claramente se pudo sentir y ver esa lucha.

¿Qué podemos hacer ante esto? Nuestra respuesta (si somos cristianos) es que sólo podemos orar... y aquí nuestra iglesia tiene una "asignatura pendiente". Tengo un sueño y es llegar un jueves y ver que toda la iglesia estamos reunida para orar como "cuerpo", como "edificio vivo" y como "equipo". Porque tenemos que orar por esas madres, por estos niños, por nuestra ciudad, por España, por el mundo...

Aquí os dejo algunas fotos (no son del día de ayer) pero para que os hagáis una idea de todo lo que os he contado y después seguiré con "la limpieza" de mi casa pero dando gracias por el día de ayer.



(Juegos en la Plaza, frente a nuestro local)



(Canción) (Trabajos manuales, ayer había tres mesas)



6 comentarios:

Keila dijo...

El trabajo en equipo es lo mejor que hay. Una lucha... siempre hay, ¿verdad? Ánimo y un abrazo.

elim-el oasis de Eva dijo...

Sí, Keila siempre hay lucha como dice Efesios 6:12

Lillian dijo...

La armadura Eva, la armadura..., últimamente el Señor me la ha estado recordando. Hablando de oración, leí la descripción de la cabecera de tu blog, y recordé el pronóstico del tiempo. El Huracán Ike se dirige a Cuba, que ya fue afectada por el Huracán Hanna. Incluyan en sus oraciones la estadía de Brisa en su país natal.

elim-el oasis de Eva dijo...

Gracias Lillian por recordarnos orar por Brisa y todos los que están sufriendo las consecuencias del paso de estos huracanes.

Isa dijo...

¡Qué bueno que como cuerpo hacemos un equipo! para bien del mismo cuerpo.Qué lindo que Illian se acordó de Brisa,yo también he estado orando por ella por eso de los huracanes, seguro que hay otros bloggeros al igual que yo haciendo lo mismo, orando por mi Brisita (¡ya me la apropié!, je,je,je)y qué lindo que todas compartan el trabajo, eso es excelente. Y con respecto a las señoras que se salieron, seguramente al escuchar los cantos ya oyeron del amor de Dios y de su amor hacia nosotros a través de Cristo. Esto que tú nos dices, me hace recordar a una hermana -de las viejitas- que nos enseñaba a las más jóvenes, que todo lo que hiciéramos en la clase, desde el canto, las participaciones, trabajos manuales y ¡obviamente! la clase en si, todo llevara una directriz y en ella se hablara de Dios y Cristo.
Gracias por recordarme esto de nuevo querida Eva. El Señor te siga ayudando en el trabajo que realizas para él. Lindo post y te sigo leyendo.

elim-el oasis de Eva dijo...

Gracias Isa por pasarte, este oasis necesita de tu "manantial de aguas" (es el nombre de su blog, por si alguien no lo sabe).
Seguimos acordándonos de nuestra "Brisa" (es un poco de todas).