jueves, 8 de diciembre de 2016

"Desde ahora en adelante: Mantenerse puros" (sesión 4, CLB)




En el Club de Lectura de la Biblia llegamos al cuarto compromiso para proteger nuestros matrimonios que trata sobre "Mantenerse puros". Un texto clave es: Hebreos 13:4 "Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal,  porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales."
Y aquí comparto algunos de los apuntes:
 
1.- Honrar el matrimonio.

Si estás casado, Dios espera de ti que honres el pacto que es tu matrimonio. 
La infidelidad es un proceso: cuidado con hacer un mal uso de las "redes sociales" y con el fácil acceso a la pornografía en internet.
El precio del placer: una pregunta a considerar, "¿Valió la pena?"

2.- La pureza.

Hay dos clases de pureza: la interna y la externa. La interna es lo que está sucediendo en nuestro corazón, lo que pensamos y sentimos. La pureza externa es nuestra conducta, las cosas que decidimos hacer y las que decidimos no hacer.

Efesios 5:3  "Entre vosotros ni siquiera debe mencionarse la inmoralidad sexual, ni ninguna clase de impureza o de avaricia, porque eso no es propio del pueblo santo de Dios."
La impureza es como el veneno, incluso un poco de veneno es demasiado. Solo hace falta un poco para matar tu matrimonio.

3.- Advertencias frente a los peligros.

1ª Corintios 6:18-20 18 Huyan de la inmoralidad sexual..."
Límites: Haz cuanto tengas que hacer ahora mismo para resguardarte más tarde. Bloquea todas las sendas que lleven a la impureza. Los límites tienen la misión de protegernos a nosotros mismos, proteger nuestro matrimonio y ayudarnos a honrar a Dios.

Si la pureza externa es la que puede ver la gente, la pureza interna es un asunto entre Dios y tú solamente. Necesitamos permitir que Dios nos transforme el corazón, de manera que podamos vivir puramente desde dentro hacia fuera.

Salmo 119: 9-11: "¿Cómo puede el joven llevar una vida íntegra? Viviendo conforme a tu palabra. 10 Yo te busco con todo el corazón; no dejes que me desvíe de tus mandamientos. 11 En mi corazón atesoro tus dichos
para no pecar contra ti."

Cuando estudiamos la Palabra de Dios, cuando nos comprometemos a vivir de acuerdo con sus propósitos, y lo buscamos en oración, su Palabra nos renueva la mente y nos transforma el corazón. (Romanos 12:2)

1ª Tesalonicenses 5:22 22 "Evitad toda clase de mal".

Tres reacciones ante la impureza:

1.- Actitud defensiva: defenderse, justificarse o buscar excusas. Remedio: humillarse y dejar de defender los malos actos y actitudes.

2.- El remordimiento: es sentirse avergonzado, tener lástima de uno mismo o estar molesto porque ha sido descubierto. Remedio: orar para pedir perdón y arrepentirse.

3.-  El arrepentimiento: se acaban los secretos y te lleva a buscar el perdón de Dios y de tu pareja. (1ª Juan 1:8-9)

Oremos juntos: "Señor Jesús, tú pagaste un alto precio para limpiarnos de nuestro pecado. Danos fuerzas de perdonar y proteger nuestros corazones del daño del pecado. En el nombre de Jesús, amén."

 

martes, 6 de diciembre de 2016

Fiesta navideña en el club bíblico infantil.




El club bíblico infantil celebrará una fiesta especial el próximo sábado día 10 de diciembre. Como siempre será una fiesta donde habrá juegos, canciones, manualidades, historia bíblica y merienda pero ésta vez el tema central estará basado en recordar la primera navidad y lo que significa para la humanidad el nacimiento de Jesús.

Día: 10 de diciembre
Hora: 17:30
Lugar: Kofi Jaus, C.C. Nueva Alcalá, local 223 (1ª planta). C/ Entrepeñas s/n (aparcamiento gratuito en parking de c/ Río Tajuña). Alcalá de Henares.

Entrada gratis

 


miércoles, 30 de noviembre de 2016

Desde ahora en adelante: "Divertirse" (sesión 3, CLB)




En el Club de Lectura de la Biblia estamos recordando algunos principios bíblicos para los matrimonios. Llegamos a la tercera sesión que nos recuerda la importancia de "Divertirnos juntos". Los apuntes están sacados del curso "Desde ahora en adelante" (Craig y Amy Groeschel, editorial Vida)

Guión:

"Cuando éramos novios dedicábamos una gran cantidad de energía a la tarea de asegurarnos de divertirnos juntos, y cuando nos casamos deberíamos comprometernos en esa misma intención.
Cuando uno se casa, la diversión no es un lujo, sino un requisito.

Texto bíblico: Eclesiastés 9:9  "Goza de la vida con la mujer amada..."

1.- Diversión cara a cara.

La importancia de la comunicación. No sólo intercambiar información. Cantar de los cantares 7:1-4 describe una comunicación íntima.
La conversación íntima y continua es clave para el éxito de cualquier matrimonio.

Noche de cita. Compromiso para apartar un tiempo cada semana para conectarse íntima y emocionalmente, cara a cara. Es necesario: anotarla en la agenda, protegerla y cumplirla.

2.- Diversión uno junto a otro.

Encontrar actividades de las que puedan disfrutar juntos. Ambos necesitan apartar un tiempo para hacer con su pareja lo que ésta disfrute. Cantares 7:11. Preguntarnos: "¿Qué le encanta a mi pareja?"

3.- Diversión ombligo con ombligo. Es la intimidad física. Prov. 5:18-19

Demostrar ternura y romanticismo. El sexo es algo espiritual. Consiste en que dos personas se convierten en una por medio de una alianza de intimidad. Es una bendición de Dios; una forma en que genuinamente se pueden servir el uno al otro.

"Si la hierba parece más verde en otra parte, es hora de que riegues tu propio patio." Invierte en el matrimonio que Dios te ha dado. Cuando se pierden esas cosas, se crea una distancia entre los dos, distancia que ambos pueden sentir en el corazón.

Conclusión: Crear momentos divertidos para pasarlos juntos influye de manera positiva en todos los demás aspectos de su matrimonio."

Oremos juntos:  "Padre, nos arrepentimos de las cosas que hemos permitido que nos quiten nuestro tiempo especial de pareja. Danos sabiduría y creatividad para encontrar maneras de disfrutar juntos. En el nombre de Jesús, amén."


 

jueves, 24 de noviembre de 2016

Desde ahora en adelante: "Pelear limpio" (sesión 2)




Llegamos a la sesión 2 de la serie "Desde ahora en adelante" en el CLB (Club de Lectura de la Biblia) dedicado a los conflictos en el matrimonio. Alguien dijo que "en el matrimonio, las cosas más pequeñas suelen ser las que crean los problemas más grandes..."

El siguiente guión está basado en el libro "Desde ahora en adelante" (Craig y Amy Groeschel, editorial Vida)

Todas las parejas pelean, pero las parejas sanas pelean limpio. Las parejas saludables pelean en busca de una solución. Las que no son saludables pelean para obtener una victoria personal.

Texto bíblico: Santiago 1:19-20 19 Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse; 20 pues la ira humana no produce la vida justa que Dios quiere.

 
Tres sencillas sugerencias:

1.- Listos para escuchar. Detener lo que se está haciendo para concentrarse en lo que la otra persona está diciendo.

2.- Lentos para hablar.

Proverbios 18:2 "Al necio no le complace el discernimiento;   tan sólo hace alarde de su propia opinión."
Peligro de querer que se nos oiga a nosotros. Queremos "ganar"

Proverbios 21:23 "El que refrena su boca y su lengua  se libra de muchas angustias."
Dos buenas preguntas:

- ¿Debería decir lo que estoy pensando?

- ¿Debería decir ahora mismo lo que estoy pensando?

3.- Lentos para enojarnos.

Las emociones se hallan involucradas desde el momento en que comienza una pelea. Es fácil herir los sentimientos.

Efesios 4:26-27 "Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo."

Consejo: no permitas que tu ira sin resolver abra la puerta a conflictos más grandes.

Trabajar la relación cuando no haya conflicto:

1.- Apartar tiempo juntos. Tener buenas conversaciones.
2.- Expresar gratitud a tu pareja.
     ¿Cuáles son las tres cosas que hago que te bendicen?
3.- Ofrecer sugerencias útiles.
    ¿Qué tres cosas podría hacer por ti para mejorar nuestra relación?

Reglas para la discusión:

- No levantar la voz.

- No ponerse histórico. El amor no guarda un recuento de los errores. (1ª Cor. 13:5, "no guarda rencor")

- No usar las palabras "nunca" o "siempre".

- No amenazar.

Señales de no jugar limpio.

1. La crítica.
¿Estás usando el desacuerdo o el conflicto como una oportunidad para criticar a tu esposo/a? ¿O eres culpable de criticarlo/la delante de los demás?

2. El desprecio.
No respetar ni valorar la opinión de la pareja.

3. Estar a la defensiva.
Siempre es el otro el que tiene la culpa y así no se acepta ninguna responsabilidad.

4. El silencio.
Dejar de hablar con la pareja. Tu esposo/a no es tu enemigo/a. No peléis el uno contra el otro. Poneos en el mismo equipo, luchad contra problemas espirituales como el orgullo o el corazón endurecido que sabotean vuestra relación.

Oremos juntos: "Señor, ayúdanos a saber resolver los conflictos en nuestra relación. Ayúdanos a cada uno a dejar nuestro orgullo. Ayúdanos a comprometernos en luchar de una manera que traiga restauración y resolución. En el nombre de Jesús, amén."

 

lunes, 21 de noviembre de 2016

"La generosidad" (una reflexión por el Dr. Andrés Panasiuk)




Me gustó la reflexión sobre el tema de la generosidad tratado de forma breve por el Dr. Panasiuk.

Textos bíblicos:

Gálatas 6:10 "Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia de la fe."

Santiago 4:17 "Así que comete pecado todo el que sabe hacer el bien y no lo hace."

Hay cuatro tipo de personas:

- Los que hacen poco con mucho. Ejemplo del "rico insensato" (Lucas 12:16-21)

- Los que hacen mucho con mucho. Ejemplo de José, Nehemías, la reina Esther...

- Los que hacen poco con poco. Ejemplo del siervo que escondió su talento. Mateo 25:14-30

- Los que hacen mucho con poco. Ejemplo del niño que entregó su merienda a Jesús. Juan 6:9 "Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?"




 

domingo, 20 de noviembre de 2016

jueves, 17 de noviembre de 2016

"Desde ahora en adelante" (sesión 1)




Empezamos una nueva serie en el "Club de Lectura de la Biblia" en el que investigaremos sobre "Principios bíblicos para el matrimonio" y sobre "Compromisos para proteger nuestros matrimonios". Utilizaremos como base diferentes textos bíblicos y también nos ayudaremos, como guía, del material publicado por editorial Vida titulado "Desde ahora en adelante" (Craig y Amy Groeschel).

El título de la serie viene de una fórmula usada en algunos "votos matrimoniales":
" Yo te recibo a ti, por mi legítimo esposo, para tenerte y conservarte, desde ahora en adelante, seas más rico o más pobre, en tiempo de salud y de enfermedad, para amarte y consolarte, según la santa ordenanza de Dios, hasta que la muerte nos separe. Te empeño mi palabra y mi fe de que así lo haré".

¿Cuál eran nuestras expectativas al casarnos? ¿Es nuestra realidad parecida a nuestro sueño? No podemos mirar al pasado para que sea mejor. Podemos solamente enfrentar un mejor futuro empezando desde ahora. "Desde ahora en adelante".

Texto bíblico: Lamentaciones 3:22-23.

Oración: "Señor, Gracias porque cada día que nos das es un regalo, otra oportunidad para un nuevo comienzo. Ayúdanos a perdonar y dejar atrás el pasado. Por favor ayúdanos a ver tu fuerza en nuestras debilidades de hoy y de mañana. En el nombre de Jesús, amén." (Devocional "Desde ahora en adelante", youversion)

- Pasamos ahora a tomar nota de algunos principios bíblicos aplicados al matrimonio que encontramos en Génesis 2:24: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne”.

1. El principio de separación – “por tanto dejará”; debe producirse una separación por parte de los componentes de la pareja con respecto a su familia primaria ya que necesita desarrollar una nueva identidad. Esto no quiere decir que se olviden de su familia de origen (el mandamiento de "honra a tu padre y a tu madre" sigue teniendo vigencia en el matrimonio) pero sí nos habla de la independencia del nuevo hogar.

2. El principio de unidad – “se unirá a su mujer”; nunca se debe olvidar que se juega en el mismo "equipo" y que unidos comparten las alegrías y superan los conflictos. No hay cabida para terceras personas.

3. El principio de la intimidad – “serán una sola carne”; Dios nos creó como seres sexuados (Gen. 1: 27) y nos dio su bendición.

4. El principio de permanencia – “lo que Dios juntó no lo separe el hombre” (Mateo 19:5 y 6) La unión matrimonial fue diseñada por Dios para durar toda la vida. Lamentablemente los resultados del pecado han hecho que muchos matrimonios acaben en rupturas. Sin embargo, el deseo de Dios es que los matrimonios aprendan a aceptarse y a trabajar con respeto sus diferencias y sus desacuerdos.

Y por último comenzaremos con el primero de los cinco compromisos que nos ayudará a proteger nuestros matrimonios:

1.- Buscar a Dios.  (Salmo 127:1, Mateo 22:36-39, Mateo 6:33)

La cultura nos habla de buscar a nuestra "media naranja", a quien nos complete, pero otro ser humano no va a satisfacer todas nuestras necesidades. Tenemos que aprender a manejar nuestras expectativas... es decir bajarlas. Dios es el único que te completa. Él te creó para amarle con todo tu corazón y ponerlo por encima de todas las cosas.
Cuando buscamos primero a Dios, él nos prepara y nos ayuda a ser el tipo de cónyuge que debo ser. Después pongo a mi pareja en el sitio que le corresponde, antes que a hijos, trabajo, aficiones o amistades.

Reto: orar por tu matrimonio y en cuanto puedas, orar con tu pareja.

Oración: Dios, ayúdanos a ponerte el primer lugar en nuestra casa y a buscarte a ti juntos. Ayúdanos a establecer un fundamento fuerte construyendo nuestra relación en ti.

 

(Continuará)