miércoles, 10 de marzo de 2010

¿Estás ahí, papá?



Hace unos meses me hicieron una crítica constructiva al decirme que el programa de “Hogar, dulce hogar” me estaba saliendo muy “para mujeres”, creo que en es cierto pero mi respuesta fue que no me salía de otra forma... pero gracias a ese comentario cuando encuentro algún artículo especialmente para hombres tomo nota para poder compartirlo. Eso pasa en el programa de hoy, el artículo “¿Estás ahí, papá?” va dedicado a todos lo padres ... que quieran escucharlo, espero que sean algunos.
Esta semana también encontraréis algunos consejos para los padres y madres de adolescentes, una receta muy dulce: “Pastel de piña”, y un blog recomendado: “Literatura para enseñar” que encontraréis en la revista digital “Mujer de hoy”, (¡qué buenos recursos podemos encontrar en esta revista!)
La música la pone Marcos Vidal, con canciones tan sensibles como “Magerit”, “Aleluya” o “Ángeles de mazapán” a la que se añade “Nadie como tú”.
Espero que disfrutéis de este programa número 14 al escucharlo tanto como nosotras al hacerlo.
Nota: os daréis cuenta de que mi voz sale algo distorsionada, la razón es que esta mañana amanecí con afonía, pero gracias a las pastillas de la farmacia..., un preparado que me hice a base de agua tibia, zumo de limón y miel...y a Angelines que me ayudó de una forma especial... el programa pudo realizarse y bueno... sobre todo gracias a la ayuda del Señor que permitió todo lo anterior.

6 comentarios:

Triple dijo...

Desafortunadamente, todavía son muy pocos los padres que se involucran en la edificación de un hogar, pero para los que sí, es muy bueno contar con recursos como los que has ofrecido en tu programa para ellos. Gracias Eva por esforzarte continuamente por hacer cada emisión mejor que la anterior.

Isa dijo...

Mi amada Eva, me gusta siempre seguir todo lo que expones y lo que voy a escribir a continuación,nace de una antigua anécdota judía que siento que este espacio de comentario no es suficiente. Así que te la mandaré a tu correo. Pero quiero decir que es la mujer quien establece el tono espiritual del hogar. En gran parte, ella es la clave del éxito o el fracaso de la familia. Por esta causa, pienso yo querida Eva, que ha sido tu enfoque primordialmente hacia las damas y sé también, que de ninguna manera has olvidado a los varones y el papel tan fuerte que tienen al tomar la estafeta de los hijos, cuando estos pasan a su mando, aunque ninguno de los dos: padre y madre, quedan inutilizados en ninguna de las etapas. Todo es cuestión de prioridades.
Adelante con este precioso y valioso trabajo que vas llevando.
Besitos.

elim-el oasis de Eva dijo...

Espero que las cosas vayan cambiando por el bien de sus hijos, sus esposas y ... ¡ellos mismos!

elim-el oasis de Eva dijo...

Gracias Isa por tus palabras, creo que las familias irían mejor si tanto padres y madres colaboraran más como equipo, iré a leer la historia que me comentas. Un abrazo.

fufipiti dijo...

bueno eva tiene razon triple que desafortunadamente son muy pocos los padres que se involucran ,por eso deberian de tomar ejemplo llamar y contar sus experiencias con sus hijos y en la casa y en la cocina con alguna receta como hizo aquel dia victor ,.que seguro que alguno habra por ahi la verdad que mi marido se va involucrando con la niña siempre no tengo quejas pero en la cocina jamas y lo ha intentado de verdad pero lo quema todo .. pero a recoger la casa el fin de semana me ayuda o se va adar una vuelta con la niña para recoger yo .pero vamos como vecina que eres mia si huele alguna vez a quemado ya sabes de donde puede venir a si que mejor no le dejamos .si un dia viniese pronto y es miercoles ya le diria yo que llamase al programa para contar y que se involucre,.seguro que si hablases de futbol se colasarian las lineas .un saludo eva

elim-el oasis de Eva dijo...

Pilar ¡qué alegría me das al encontrarte en este oasis virtual! Bueno mejor no dejamos a Tomás en la cocina... ¡que es un rollo luego limpiar los restos de humo...! pero en lo demás... a colaborar cuando su horario lo permita y a ver si alguna vez lo oímos por "Hogar, dulce hogar". Un abrazo