miércoles, 13 de mayo de 2009

Las leyes de Murphy que se cumplieron...

Ayer estuve en la Biblioteca con los niños, normalmente los llevamos una vez a la semana, a veces los lleva Víctor y otras yo. Esta vez fui yo. Nos sentamos en una mini mesa de colores con minisillas de colores, al lado estaba un stand con las novedades y los libros recomendados. Mis ojos se fueron hacia el siguiente título: “Las leyes de Murphy para niños.”. No pude resistirme y empecé a leerlo. Así estaba, riéndome yo sola cuando una vocecita me hizo volver a la realidad: “Mamá, venga...”. Era Nora que ya había elegido los cuentos para que le leyera. Josué como ya sabe leer necesita menos ayuda, aunque a veces, se une a Nora y a mí para oír lo que cuento.
Así que para continuar la lectura me traje el libro a casa. Por si aún hay alguien en el mundo que no sepa que son las “leyes de Murphy”, solo deciros que una de las más conocidas es: “Si algo puede salir mal, saldrá mal”. La verdad es que algunas son muy muy exageradas (y pesimistas) pero otras... reales como la vida misma.
Me limitaré a compartir algunas de las que se hayan cumplido a lo largo de mi vida:
“Si te cambias de cola, la que acabas de dejar empezará a avanzar más deprisa que la nueva.”
“Hace falta más tiempo para pegar un florero que para romperlo. Hace falta más tiempo para perder kilos que para ganarlos.”
“Se requiere menos energía para sacar un objeto de su sitio que para volverlo a colocar.”
“Cuando archives algo en la memoria, acuérdate de dónde lo guardaste.”
“Cuando todo falle, lee las instrucciones.”
“En cuanto te pongas a hacer algo, te darás cuenta de que hay otra cosa que deberías haber hecho antes.”
“Si compras plátanos antes de que estén maduros, no quedará ninguno para cuando estén maduros. Pero si los compras maduros, se pudren antes de que nadie se los coma”
“Las cosas siempre se encuentran en el último sitio en que se mira.”
Y tú, ¿tienes alguna de estas leyes (u otras) que se haya cumplido a lo largo de tu vida?
P.D. La foto es sobre la ley de que una tostada se cae siempre por el sitio que está untada...

8 comentarios:

Vega dijo...

Me ha encantado la selección que has hecho de las leyes de Murphy, he pasado por casi todas ellas, incluso por la de que no hay como limpiar los cristales o lavar el coche para que llueva.
Saludos y bendiciones.

Keila dijo...

Uy, creo que yo también he pasado por todas ellas. ¡Qué lidno que has ido a la biblioteca con tus hijos! Un privilegio, en mi humilde opinión. (Por acá hay pocas bibliotecas)

elim-el oasis de Eva dijo...

Ay, Vega, el sábado mi marido lavó el coche y llovió esas gotas que solo manchan... nos estuvimos riendo porque nos ha pasado más de una vez.

elim-el oasis de Eva dijo...

Keila, por aquí las bibliotecas están muy bien equipadas (al menos las que yo conozco). Además están por secciones: Bebeteca, Infantil, Juvenil y Adultos. Mis hijos tienen los carnets desde que eran muy pequeños y ya saben todo el protocolo que tienen que hacer para sacar los libros. Nos lo pasamos muy bien allí y están aprendiendo la "aventura de leer"

Triple dijo...

Por eso existe el pan de plátano, para contrarrestar un poco la ley de los plátanos...jaaaa!!!

elim-el oasis de Eva dijo...

Triple, quizás ya la hayas publicado pero ¿podrías mandarme la receta de ese "pan de plátano"? Gracias

Isa dijo...

Mi querida guerrera,me has hecho reir con estas leyes. Ja,ja,ja,ja, cada vez que las vuelvo a ver me hacen reir.¡Son fantásticas y muy ciertas!, je,je.
Gracias por ponerlas. Y qué bueno que vas a la Biblioteca con tus hijos, ya verás que serán buenos recuerdos que ellos tendrán contigo preciosa españolita.
Besitos.

elim-el oasis de Eva dijo...

Isa, seguro que tú podrías contarnos muchas "experiencias de Murphy" vividas ¿verdad?