domingo, 30 de agosto de 2009

Campamento de familias en Toral de los Guzmanes (León)


Hacía tres años que no volvíamos a Toral y ha sido muy bueno reencontrarnos con algunas familias que ya conocíamos así como conocer a otras nuevas. Si quieres conocer más del sitio tienen una página web que puedes visitar y donde informan de las actividades que realizan durante el año.

El lugar: Toral es un pueblo castellano-leonés, en otro tiempo fue un pueblo floreciente y por eso algunos misioneros ingleses llegaron a abrir un local para celebrar cultos que aún existe aunque ya está anexado al Centro de campamentos y no existe una iglesia local que se reúna allí.


Los estudios bíblicos: antes de desayunar se celebraba un “devocional”: breve tiempo de meditación de la Palabra, oraciones y canciones y a media mañana teníamos un estudio bíblico (los niños también pero adecuado a su edad), en esta ocasión estudiamos el libro de Filipenses y me gustó mucho cómo el conferenciante dividió los 4 capítulos que tiene:


Una mente sencilla (Cáp 1)
Una mente humilde (Cáp. 2)

Una mente espiritual (Cáp. 3)
Una mente segura (Cáp. 4)


El conferenciante: fue Samuel Penalva (que vino junto con su mujer, Sara y sus tres hijos), obrero a tiempo completo de las Asambleas de Hermanos y que tiene su “base central” en un pueblo catalán, Sant Celoni (¿se escribe así?) aunque es invitado a otras iglesias y eventos por su don de enseñanza.


Tiempo libre: las tardes eran libres aunque siempre se proponía una excursión, nosotros fuimos a Zamora (precioso castillo el que allí hay), a León (las vidrieras de su catedral son sencillamente increíbles), a Valencia de Don Juan (donde había un mercadillo y como no... un castillo).


Veladas: cada noche los jóvenes organizaban una velada con juegos o se proyectaba una película, Nora a esas horas estaba muy cansada y solo pude asistir a una en la que proyectaron la película “La isla de Nim” (de aventurillas....) pero Josué las disfrutó a tope.

Gastronomía: imposible hacer dieta cuando te ponen delante un “arroz zamorano”, puding de frutas casero o una cuajada casera... y las mermeladas también eran caseras siendo la especialidad las de “moras” que recogían de los campos de alrededor.

Las familias: quizá olvide algún sitio pero recuerdo que estábamos personas de Zamora, León, Salamanca, Galicia, Cataluña, Canarias, Asturias, Murcia y como no ... de “Guada”. (Abreviatura de Guadalajara...). Realmente disfrutamos conociendo y conversando con estas familias y doy gracias al Señor por cada una de ellas.

Después de un tiempo tan intenso es normal que estemos un poco extraños ahora, especialmente los niños que no querían irse de allí, pero espero que estas experiencias enriquezcan nuestras vidas. Ahora a mirar hacia adelante y ... a recoger la ropa del tendedero...
Foto: grupo pequeño en la excursión a Zamora, cuando tenga una foto del grupo completo quizá la cambie. (Me quedé sin pilas en la foto de grupo :-(

6 comentarios:

esther dijo...

Me alegro de que hayáis disfrutado mucho en familia. Es importante recargar las pilas para el invierno que es largo y duro. ¡Ya hablaremos hermanita mañana! Saludos y besitos a los niños. Esther

Isa dijo...

Qué gusto por ti mi amada guerrera. Y si que se necesita cargar pilas para el invierno, tal cual lo dice Esther.
Me da gusto por ti y que hayas disfrutado a pleno estas vacaciones, las cuales yo extraño ¡sigh! En fin, un día de estos o de aquellos, je,je.
Saludos fraternos.

David Martín Duarte dijo...

Me alegro de que hayáis disfrutado el campamento. La verdad es que suena muy bien todo lo que habéis hecho. Hace tanto que no voy yo a un campamento que extraño esas sensaciones.

Ahora, a aguantar el tipo en el día a día.

elim-el oasis de Eva dijo...

Gracias Esther, la verdad es que ha sido un verano especial, en parte también al tiempo que pasamos con vosotros en Daimiel. Un besito para la familia.

elim-el oasis de Eva dijo...

Bueno, Isa, espero que un día de estos o aquellos os vengáis por España y os enseñamos los castillos...

elim-el oasis de Eva dijo...

Pues, David, anímate otro año, ya que es una buena experiencia estudiar la Biblia de una forma continuada y con tan buen ambiente...