lunes, 18 de junio de 2012

Desintoxicando el alma…



Estoy escuchando unas predicaciones de la iglesia http://www.lifechurch.tv/ impartidas por el conocido pastor Craig Groeschel que tienen como título de la serie el extraño nombre de “Soul Detox”  (sería algo así como “desintoxicando el alma”). El título se explica en el sentido de que muchas veces cuidamos nuestro cuerpo y queremos mantenerlo limpio de cualquier cosa que pueda “intoxicarlo” pero sin embargo descuidamos nuestra “alma”, nuestra parte espiritual. Me está resultando muy enriquecedor meditar en todas las veces que aparece en la Biblia la palabra “alma”. El expositor se atreve a decir que él nos ve más como “almas con un cuerpo” que un “cuerpo con un alma”, ya que el cuerpo se quedará aquí cuando muramos pero el alma seguirá existiendo.
Me he puesto a buscar y aquí os dejo algunos textos bíblicos que he escogido para pensar en la importancia de nuestra “alma”:
Deu 4:29  “Pero si desde allí buscas al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, lo encontrarás.” No importa donde estemos, desde cualquier lugar podemos buscar al Señor y ¡encontrarlo!
Deu 6:5  “Ama al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas.” Este es el mandamiento más importante, ¡qué distinta sería nuestra vida si fuera el lema para cada día!
Sal 57:8  “¡Despierta, alma mía!”… porque parece que, a veces, puede estar bien dormida…
Sal 62:5  “Sólo en Dios halla descanso mi alma; de él viene mi esperanza.” En medio de tanta crisis, necesitamos esperanza, creo que en eso todos los españoles estaríamos de acuerdo… pues que de Dios venga nuestra esperanza.
Sal 63:8  “Mi alma se aferra a ti; tu mano derecha me sostiene.” Cuando las referencias se pierden, cuando sentimos que todo a nuestro alrededor hace aguas… Él nos sostiene.
Sal 94:19  “Cuando en mí la angustia iba en aumento, tu consuelo llenaba mi alma de alegría.”
Sal 103:1 y 2 “Alaba, alma mía, al SEÑOR; alabe todo mi ser su santo nombre.
 Alaba, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios.”  
Sal 130:5  “Espero al SEÑOR, lo espero con toda el alma; en su palabra he puesto mi esperanza.” Aquí aparece la Biblia como fuente de esperanza… ¡leámosla!
Y para terminar os dejo una historia que contó Jesús, siempre me causa un fuerte impacto el final de ella:
Luc 12:16  “Entonces les contó esta parábola: —El terreno de un hombre rico le produjo una buena cosecha.
Luc 12:17  Así que se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde almacenar mi cosecha.”
Luc 12:18  Por fin dijo: “Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todo mi grano y mis bienes.
Luc 12:19  Y diré: Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida.”
Luc 12:20  Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?”
Luc 12:21  »Así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios. “
¿Qué pasaría si hoy pidieran tu alma…?
Espero que esté bien segura en las manos de aquel
que puede guardarla para la eternidad en el cielo…
Y al pensar en la importancia de nuestra “alma” me he acordado de una canción que escuché en inglés hace un tiempo, lleva por título “It is well with my soul”, tiene una historia bastante dramática detrás de su letra… pero mejor os hablo de ella en una próxima entrada…

5 comentarios:

Isa dijo...

¡Hola, Evita! Después de tanto tiempo de estar fuera de los blogs, de nuevo estoy aquí visitándote y como siempre, me encuentro con tan excelente post que me hace recordar lo que en cierta ocasión dijo el téologo Cheafer, bueno, no sé si así se escribe, pero él decía: "nosotros los hombres somos un alma cada uno" Excelente tu post mi querida Eva y ahora que puedo, te seguiré visitando.
Besitos!!!!!

elim-el oasis de Eva dijo...

¡Cuidemos nuestra alma querida Isa!

Rosa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosa R.g. dijo...

Por fin, lo logré. Ahora puedo comentarte, que alegría. Llevo desde que me diste el enlace queriéndote comentar tus aportaciones y no lo lograba... Gracias por tú blogs.
En el hay fundamento y muchas veces es una gran bendición. Tu constancia también es un ejemplo. Besos amiga,.
"Elimine el anterior para añadir las iniciales de mis apellidos a mi nombre, quiero que sepas quien soy"

elim-el oasis de Eva dijo...

Querida Rosi, que alegría me da saber que pasas por aquí y que por fin hayas podido dejar tu "huella" en este oasis. Que el Señor te bendiga grandemente. Un abrazo